FEFOC
Sábado 19 de Abril de 2014

Sábado 19 de Abril de 2014
home   |   mapa del sitio   |   subscríbase   |   contacto   |   consejo asesor



ASPECTOS ESPIRITUALES Y SU INFLUENCIA EN LA CALIDAD DE VIDA EN MUJERES LATINAS CON CÁNCER DE MAMA
7 de septiembre de 2009
Aunque el papel que juegan las creencias religiosas en el afrontamiento a la enfermedad cancerosa, ha cambiado mucho hoy en día, sí que hay una serie de aspectos, llamados espirituales, que pueden repercutir en como se vive la misma. Esto juega un papel fundamental, sobretodo en determinados grupos culturales y sociales. Un estudio de la Universidad de Texas ha hecho un interesante estudio respecto a las mujeres latinas. En la forma de afrontar la enfermedad de cada persona, juegan un papel muy importante muchos factores relacionados con su sistema de creencias. Puesto que el cáncer es una enfermedad que conlleva muchas atribuciones respecto a su causa, y puesto que, en una forma más o menos consciente, el afectado se siente amenazado de muerte, no se pueden olvidar las creencias religiosas, o espirituales del individuo. Aunque antaño eran un aspecto muy presente, ahora quizás ha quedado un tanto desplazado en las sociedades occidentales. No obstante, y, sobretodo, en determinadas culturas y grupos sociales, aun juega un papel primordial, que puede incluso, favorecer la adaptación a la enfermedad y la calidad de vida. El grupo americano de la Universidad de Texas (Departamento de Epidemiología y Bioestadística, del Instituto de Investigación para la Promoción de la Salud) ha llevado a cabo un estudio en 117 mujeres latinas supervivientes de cáncer de mama (esto es, mujeres que hayan sido diagnosticadas de cáncer de mama, que no estén ya en fase de tratamiento y sin evidencia de enfermedad en el momento de la entrevista). A estas mujeres se las entrevistó por teléfono. Se les administraron cuestionarios sobre su sistema de creencias, así como para averiguar la calidad de vida. Los resultados, de forma general, muestran que este grupo de mujeres latinas tienen un alto nivel de religiosidad/espiritualidad (R/E), y una buena calidad de vida. El grado de R/E tiene una relación positiva concretamente con los siguientes aspectos de la calidad de vida: bienestar social (grado de satisfacción con las relaciones sociales que tiene la persona), relación con el médico y capacidad funcional (de moverse y funcionar autónomamente). Las conclusiones de este estudio son complicadas y sus implicaciones en cuanto a la forma de afrontar la enfermedad de las pacientes más. Parece que en este grupo cultural de mujeres (latinas) hay una fuerte presencia de aspectos religiosos y espirituales. La comunidad científica cada vez tiende más a utilizar el concepto “espiritual” para evitar sesgos respecto al concepto religión y que surjan polémicas debido a las diferentes religiones existentes. Según este trabajo, la presencia de espiritualidad se relaciona positivamente con determinadas áreas de la calidad de vida. Existe literatura respecto a un concepto inglés que se denomina “religious coping” que se refiere al afrontamiento religioso, es decir, al uso que hacen determinados pacientes con cáncer de sus creencias para luchar con su enfermedad y los efectos de la misma. Esto es muy usado en estudios sobre el perfil de afrontamiento de personas de la tercera edad, en los que es muy frecuente el uso de la religión para hacer frente al estrés que supone el cáncer. Efectivamente, para grupos concretos el uso de su sistema de creencias es un elemento muy positivo que puede ayudar a dar sentido a una situación angustiosa y amenazante, y eso puede redundar en una mejor calidad de vida, en cuanto a que la persona no se siente extremadamente desesperada o triste por lo que le está pasando. Con ello el estudio no quiere decir que haya que promover el uso de la R/E en personas que previamente a la enfermedad no gozaban de estas creencias, pero sí que todo profesional o familiar que detecte la presencia de este factor en el enfermo, no debe intentar cambiarlo o imponer otro, ni reírse de ello. Para la paciente puede ser una forma de sentirse mejor para hacer frente a la enfermedad.

EFECTO PROTECTOR DLE VINO DURANTE LA RADIOTERAPIA
17 de agosto de 2009

El doctor Vicenzo Valentini y colaboradores, de la Universidad Católica de Roma, publican en el International Journal of Radiation Oncology Biology and Physics (revista oficial de la American Society for Radiation Oncology) un interesante estudio en 348 mujeres con cáncer de mama, durante su irradiación dentro del protocolo de tratamiento conservador (ver en www.cancermama.org). Dividieron a las pacientes en tres grupos, según la modalidad de radioterapia aplicada y observaron que aquellas que consumían vino tenían menor incidencia de toxicidad grado 2 o superior si se las comparaba con las pacientes no lo usaban.

Las pacientes que consumían un vaso de vino diario tenían un 13, 6% de incidencia de problemas cutáneos mientras las abstemias presentaban, en el 38,4% de casos, reacciones tóxicas (grados distintos de dermatitis) ante la radioterapia.

Hay varios medicamentos que intentan evitar este tipo de toxicidad pero suelen ser caros, a veces producen ellos mismos algún tipo de toxicidad e incluso se piensa que a veces podrían proteger a las células cancerosas del efecto de la radioterapia.

El vino contiene un elevado nivel de antioxidantes naturales, que quizás ejercen este efecto protector.Mucho se ha hablado de su posible efecto preventivo protector ante el cáncer y la aportación actual llama la atención hacia otro posible beneficio.



¿EXCESIVO TRATAMIENTO EN CÁNCER DE MAMA A CAUSA DEL SCREENING? (9-08-09)
9 de agosto de 2009

Los programas de detección precoz del cáncer de mama (CM) mediante screening por mamografía en mujeres sanas han prestado una gran servicio, al detectar CMs cada vez menores en tamaño y de mejor pronóstico y tratamiento. Pero en la actualidad llama mucho la atención el gran aumento de diagnósticos de CM en mujeres en edades del screening (50-65 generalmente) sin que el CM disminuya en mujeres mayores. Lo que sería lo lógico, ya que, teóricamente, los CMs deberían haber sido detectados y tratados con anterioridad gracias al screening. Pero no sucede así, los CMs aumentan en todas las edades y la detección precoz en las más jóvenes no disminuye la incidencia en las mayores.

Este tema es objeto de serias polémicas entre los científicos que se alinean en favor y en contra del screening en mujeres sanas.

Destaquemos al respecto el editorial de 9 de Julio de 2009, del BMJ, debido al profesor de Medicina, H. Gilbert Welch. Destaca Welch que el peor daño que produce el screening es el diagnóstico excesivo (overdiagnosis). ¿Cuando ocurre el diagnóstico excesivo?. Cuando el CM diagnosticado hubiera crecido tan lentamente que la paciente moriría de otras causas antes de que el CM produjera síntomas o cuando el CM permanece durmiente, sin progresar o cuando regresa por su cuenta. El problema es que el diagnóstico excesivo resulta en tratamientos innecesarios.

Este problema está ampliamente reconocido en cáncer de próstata y se ha comunicado en el neuroblastoma, melanoma, cáncer de tiroides y de pulmón. Para Welch, el "overdiagnosis" es más la regla que la excepción en el screening de personas sanas. (Al respecto, Welch ha escrito un libro muy recomendable, titulado "Should I be tested for cancer?).

En su editorial, Welch comenta un trabajo de Karsten Jorgensen y Peter Gotzsche, del Nordic Cochrane Centre, en Copenhague en el que muestran como la mamografía en el screening se asocia con un claro aumento de la incidencia del CM en mujeres en edad del screening pero con poco o nulo subsiguiente disminución de la incidencia de CM en mujeres mayores de estas edades. Otro estudio que confirma estas severaciones es el de Zackrisson, publicado tres años antes.

La mamografía es un instrumento comprendido en los llamados "close calls", con un delicado balance entre beneficios y perjuicios, por lo que es esencial que a la mujer a la que se ofrece entrar en un programa de screening, deba ser muy bien informada de los riesgos, entre ellos, el más importante el de diagnóstico excesivo y en consecuencia, de excesivo tratamiento.

Para estos expertos, siempre que en un país o una región se desarrolla un importante programa de screening en mujeres sanas para CM, siempre ocurre el diagnóstico excesivo ("overdiagnosis")

Ya que en la actualidad no podemos diferenciar con absoluta seguridad ante que tipo de CM hallado por screening nos hallamos, es esencial pues, la información global, total y entendible a las mujeres y que estas establezcan sus propias conclusiones y elecciones.



SAMANTHA KING Y AUDRE LORDE
15 de junio de 2009

Samantha King, profesora asociada a la Queen´s University, Kingston, Ontario, ha publicado un libro titulado "Pink Ribbons, Inc". En el mismo muestra como el movimiento de abogacía por el cáncer de mama se está transformando, desde una responsable participación cívica en una venta de productos. Según King, el cáncer de mama  ha pasado de una enfermedad estigmatizada y una tragedia individual a una empresa de la supervivencia dirigida por el marqueting de la industria. King desafía la comercialización del movimiento en pro del cáncer de mama. Dentro de este cambio, el lazo rosa forma parte de una estrategia desarrollada durante las dos últimas décadas que ha transformado los esfuerzos voluntaristas por el cáncer de mama, en una actividad muy calculada que forma parte de un negocio que busca su beneficio. Las empresas se han adherido con entusiasmo a las campañas que se desarrollan para concienciación sobre este cáncer o para encontrar una curación para esta enfermedad.

La investigación se dirige a los tratamientos (cada vez más numerosos y prolongados) pero muy poco a detectar las causas de la enfermedad. De esta manera, la prevención apenas existe y cada día hay más casos de cáncer de mama.

Al mismo tiempo, se crea un nuevo modelo de paciente. En efecto, recoge Samantha el testimonio de Cindy Cherry: "Si tuviera que pasarlo de nuevo, ¿querría el cáncer de mama?. Absolutamente . No soy la  persona que fuí.....He encontrado las personas más fenomenales de mi vida a través de esto. Los amigos y la familia es lo que importa ahora".  Es decir, el lado brillante de las cosas.

Samantha junta este testimonio azucarado con el de la gran poetisa lesbiana negra, Audre Lorde, que en el maravilloso libro "The Cancer Journals", entre otras extraordinarias reflexiones escribió: "Hay que establecer una clara distinción entre la afirmación de una misma y la superficial farsa de mirar el lado brillante de las cosas. ...Igual que la espiritualidad superficial, mirar el lado brillante de las cosas es un eufemismo usado para oscurecer ciertas realidades de la vida, cuya consideración abierta puede ser amenazante o peligrosa para el status quo".



EXPLICAR LA TÉCNICA DE LA AUTO-EXPLORACIÓN MEJORA EL PROCEDIMIENTO
5 de mayo de 2009

FEFOC insertó hace tiempo en esta página online nuestro dvd para la autoexploración de la mama (AEM), convencidos de que la mujer debe ser enseñada en esta técnica, que, como todas, tiene sus dificultades. Muchas veces se critican los resultados de la auto-exploración, pero ¿es que las mujeres no deben ser entrenadas en su técnica?.

Nangel Lindberg, del Kaiser Permanente Center for Health Research, Portland, Oregon, y colaboradores, publican en el Journal of Health Promotion los resultados de un programa de intervención para explicar correctamente dicha técnica. Para ello eligieron a más de 600 mujeres, en edades entre 40 y 70 años, cuya mamografía había sido negativa. Las mujeres fueron clasificadas en dos grupos: el primero recibió consejo dietario sin mención de la AEM. El segundo grupo participó en una sesión de 30-45 minutos en el que vieron un video educativo y discutieron los posibles problemas de la AEM.. Al mes y a los dos meses de la sesión, este grupo fue contactados telefónicamente.

Antes de la intervención, alrededor del 6% de mujeres en ambos grupos practicaban adecuadamente la AEM. Un año después del programa, el 59% del grupo en el que se explicó la AEM la practicaba correctamente (estaban al menos 5 minutos practicándola, la realizaban cada mes y seguían los criterios explicados).

FEFOC, como otros muchos grupos, está convencido de que la AEM junto con la mamografía, mejora la detección precoz al permitir que las mujeres se familaricen con sus mamas, identificando así cambios nuevos o unusuales en las mismas. Aparte del dvd que ofrecemos, también pueden contactarnos sus dudas, vía online o telefónicamente (34+2172182)



MÁS SOBRE EL CEREBRO QUÍMICO (CHEMOBRAIN)
10 de abril de 2009

Se define el cerebro químico (chemobrain) como el conjunto de dificultades en la concentración, memoria, emprender tareas múltiples y capacidad para la planificación que usualmente se hacen aparentes durante la quimioterapia y que en un 20% de pacientes persiste después de que cesa este tratamiento.

Este cuadro se identificó primero en supervivientes de cáncer de mama, pero recientes investigaciones (recogidas en el NCI Cancer Bulletin, de 24 de Marzo), sugieren que el cerebro químico afecta también a supervivientes de otros cánceres. Algunos estudios sobre la función cognitiva de los pacientes tras quimioterapia encuentran canbios entre el 17% y el 75% de pacientes.

Pero cuando algunos investigadores empezaron a valorar la función cognitiva de pacientes antes de la quimioterapia quedaron sorprendidos al observar que entre el 20 y el 30% de los mismos tenían resultados en cuanto a capacidad cognitiva inferiores de los que podían esperarse según edad y educación.

Esto sugiere que aspectos de la biología del cáncer pueden influir la función cognitiva o que existen factores de riesgo aún no identificados para el desarrollo del cáncer y del deterioro cognitivo, según señala el doctor Tim Ahles, de la Darmouth Medical School. Para este autor, el tema trasciende a la quimioterapia. Casi nadie solo recibe este tratamiento. Otros aspectos del tratamiento pueden ser igual de importantes. Por ejemplo, estudios de imagen en animales muestran que tamoxifeno (medicamento ampliamente utilizado en cáncer de mama) puede alterar las funciones cognitivas y otras cerebrales. Igual puede suceder con leuprolide en pacientes con cáncer de próstata.

Estudios japoneses mediante imagen  han permitido identificar anormalidades cerebrales en pacientes tratados con quimioterapia. Estos investigadores encontraron que en el primer año de quimioterapia, las mujeres tratadas por cáncer mama tenían las regiones cerebrales prefrontal derecha y las regiones parahipocampales (regiones asociadas con la memoria) más pequeñas que las mujeres control que no habían recibido quimioterapia y que esos cambios se correlacionaban con la disminución de la función cognitiva. Pero, en cambio, estas diferencias estructurales no se detectaron en las mujeres analizadas tres años después de la cirugía y de la quimioterapia. Los autores japoneses sugieren que los cambios en el volumen cerebral percibidos durante el primer año de quimioterpia se pueden corregir con el curso del tiempo. No obstante, otros trabajos aluden a una persistencia más allá de los tres años del defecto cognitivo. Así, en otro estudio se observó que pacientes supervivientes de cáncer, que habían recibido quimioterapia en los 5 a 10 años antes, tenían señales de defecto cognitivo.

Se están investigando las causas de este nuevo problema para los supervivientes de cáncer. También se investiga su tratamiento. Se inician terapias de rehabilitación y se obtienen algunos resultados positivos mediante ejercicio físico, durmiendo lo suficiente y con algún estimulante del sistema nervioso central (amfetaminas).



LAS RESTRICCIONES PARA LA ADOPCIÓN RECIBEN UN POSITIVO IMPACTO INESPERADO
26 de marzo de 2009

Las mujeres con cáncer de mama, una vez pasado el tratamiento, se encuentran ante numerosos problemas. Uno de ellos es el de las mujeres entre los 30 y 40 años (década a la que se ha trasladado la mayoría de gestaciones)  y que, como consecuencia de la quimioterapia o de la prolongada hormonoterapia (mínimo de cinco años) ven que no pueden tener hijos o que, en todo caso, será factible muchos años después.

Ante esto, si ya es difícil por lo general adoptar, las  posturas oficiales, en general, dificultan mucho la adopción en caso de cáncer de mama.

FEFOC ha luchado mucho para intentar mejorar estas condiciones. De hecho, algunos aspectos han mejorado. Pero, a nuestro entender, sigue habiendo excesiva intervención de las Administraciones, al exigir una serie de condiciones que nunca se piden a personas no enfermas y que pueden tener otras problemáticas a veces más graves. No se confia tampoco en el soporte de la familia, aparte de la pareja. Esto significa una grave contradicción en ambientes donde sigue siendo muy acusado el rol de la llamada familia extensa. Si algo pasara a la paciente, ya se encargarían los padres de la pareja y otros familiares de dar soporte al adoptado. Ni hablar, aquí solo cuenta la paciente y el niño. Se trata, dicen, de no causarle otros problemas a este hipotético niño que ya ha sufrido lógicamente otros traumas. Todos los traumas que sufren tantos niños hijos de parejas sin cáncer de mama, no interesan tanto, al parecer.

La mujer con cáncer de mama, diagnosticada entre los 30 y los 40 años, a la que, además de los grandes peajes que debe pagar al tratamiento, se la somete a nuevos peajes, cuando solo intenta demostrar sus deseos de ser madre, adoptando a un ser desprotegido e inocente, y topa con dificultades que a veces rozan la discriminación.

Pues bien, en Valencia  la Ciencia ha dado un fuerte golpe a los intransigentes. En efecto, las doctoras María Sánchez Serrano, del Hospital doctor Peset y Juana Crespo, del Instituto Valenciano de Fertilidad, anunciaron ayer cómo se ha logrado el embarazo de una paciente, una vez concluído el tratamiento. A la futura madre se le extrajo, mediante una cirugía poco agresiva,  tejido ovárico antes de someterse a los tratamientos oncológicos. La muestra de ovario se conservó en nitrógeno líquido. Después  le fue reimplantado con éxito  y ahora está embarazada de mellizos.

Felicitamos proundamente a las doctoras y a la paciente y aconsejamos a las mujeres con cáncer de mama, que deseen tener hijos, que soliciten la preservación de tejido ovárico, antes del tratamiento con quimioterapia y/o hormonoterapia.

En el futuro próximo, los avances científicos facilitarán que sean las propias mujeres las que decidan cuando tener hijos y no depender de la ventanilla de la Administración.

FEFOC ve la luz al final del tunel. Es un paso importante en la restitución de la calidad de vida de las pacientes.



CÁNCER DE MAMA: VINO TINTO O BLANCO, IGUAL RIESGO
13 de marzo de 2009

La doctora Polly Newcomb y colaboradores, del Fred Hutchinson Cancer Research Center, publican en Cancer Epidemiology, Biomarkers and Prevention, un estudio comparativo sobre los hábitos alcohólicos en 6327 mujeres con cáncer de mama, comparadas con 7558 controles sin cáncer de mama.

Se les preguntó sobre sus hábitos en relación al consumo de bebidas alcohólicas (vino tinto, vino blanco, licor y cerveza) y otros factores de riesgo para padecer cáncer de mama (edad en la primera gestación, historia familiar de cáncer de mama y uso de hormonas sustitutivas después de la menopausia). La edad de las partipantes oscilaba entre 20 y 69 años. La frecuencia de consumo de alcohol fue similar entre ambos grupos así como el de vino tinto o vino blanco.

Pues bien, pese a los antecedentes conocidos de que el vino tinto tenía un cierto efecto protector respecto a problemas cardíacos y cáncer de próstata, aquí no se percibió esta diferencia en favor del vino tinto.

En efecto, las mujeres que consumían 14 o más copas de alcohol semanal, con independencia del tipo de alcohol (vino, licor, cerveza) presentaban un aumento del 24% en cáncer de mama comparadas con las no bebedoras.

Por tanto, se concluye que el vino tinto no tiene efecto protector sobre el cáncer de mama y que el consumo en general de bebidas alcohólicas es un importante factor de riesgo para desarrollar esta enfermedad.



EL PERÍODO DE ESPERA DESPUES DE LA BIOPSIA AUMENTA LOS NIVELES DE LAS HORMONAS DEL ESTRÉS
27 de febrero de 2009

La doctora Elvira Lang y colaboradores, de la Harvard Medical School y del Beth Israel Deaconess Medical Center, publican en Radiology un importante estudio en 126 mujeres a las que siguieron durante el período de espera entre la biopsia por sospecha de cáncer de mama y el resultado.

Aunque la espera promedio es de dos días y medio, muchas mujeres deben aguardar cinco o más días hasta disponer del resultado de su biopsia. El estudio mostró que, después de cinco días, 37 mujeres fueron informadas de que el resultado era de benignidad, 16 que tenían cáncer de mama y 73 mujeres aún no habían recibido sus resultados. A la mayoría de mujeres que en el quinto día carecían de resultado, no se les dió explicación alguna del motivo del retraso.

Al grupo de mujeres se le fueron determinado los niveles de hormonas del estrés, como el cortisol.. Pues bien, sus niveles no se pudieron distinguir de los encontrados en mujeres con cáncer de mama. Además, las mujeres que aún estaban esperando el resultado, tuvieron niveles de cortisol más elevado que las que recibieron el diagnóstico de benignidad.

La doctora Lang llama la atención hacia los efectos negativos de las hormonas del estrés: más dificultades para curar la herida quirúrgica, disminución de la respuesta de su sistema inmunitario y detrimento global en su calidad de vida.

También llama la atención hacia los hospitales, para que acorten los períodos de espera, que mejoren la comunicación con las afectadas y que se ofrezca soporte psicológico a las mujeres en el período de espera.



PERO, ¿AÚN HAY MUJERES CON CÁNCER DE MAMA QUE TOMAN TIBOLONA?
21 de febrero de 2009

El profesor Peter Kenemans y colaboradores, de la VU University Medical Centre, Amsterdam, The Netherlands, comunican en The Lancet Oncology los resultados de un estudio en más de 3000 personas con cáncer de mama, la mitad de las cuales, para tratar sus síntomas menopáusicos tomaban tibolona, 2,5 mlgs/día.

En su investigación, los autores comparan 1.556 mujeres en el grupo que recibe tibolona con 1542 sin tibolona. Los resultados muestran que en un 40% de pèrsonas del grupo tibolona el cáncer de mama repitió por el 10% en el grupo sin tibolona (en este grupo, hubo un 10% de casos en que el cáncer se reprodujo).

En sus conclusiones Kenemans insiste en que tibolona está y debe seguir estando totalmente contraindicada en mujeres que han padecido cáncer de mama.

Tibolona es un esteroide de síntesis con actividad estrogénica, progestogénica y androgénica, es decir, comporta efectos semejantes a las tres hormonas que normalmente produce el ovario. Con la menopausia, sea natural o secundaria a tratamientos químicos u hormonales en cáncer de mama, se producen los molestos sítnomas (sofocaciones, sudoraciones nocturnas y osteopoposis como los más preocupantes). Tibolona, al imitar la actividad del ovario, reduce significativamente estos síntomas. Pero por supuesto que está contraindicada en pacientes con cáncer de mama. Solo hace falta ver el prospecto que acompaña el medicamento para saberlo.

Es evidente que ninguna mujer con cáncer de mama debe tomar tibolona. Pero no hacía falta el trabajo de Kenemans. Ya lo sabíamos. NINGUNA MUJER CON CÁNCER DE MAMA DEBE TOMAR TIBOLONA.



EL TRATAMIENTO LOCO-REGIONAL AYUDA EN CÁNCER DE MAMA CON METÁSTASIS
18 de febrero de 2009

El doctor Le Scodan y colaboradores, del Centre Rene Huguenin, en Saint Cloud, Francia, publican en el número de 9 de febrero de la revista Journal of Clinical Oncology, un estudio en 581 personas con metástasis ya en el momento del diagnóstico de su cáncer de mama. En 320 de ellas se aplicó tratamiento loco-regional (es decir, sobre el tumor y las regiones ganglionares adyacentes, generalmente axila), aparte del tratamiento general quimio terápico u hormonal o ambos. Los tratamientos aplicados fueron radioterapia exclusiva (en 249 pacientes) o cirugía para la resección del tumor mamario primario más radioterapia regional (41 pacientes) o cirugía sola (30 pacientes). En las restantes 261 pacientes no se utilizó tratamiento loco-regional.

El tratamiento loco-regional se acompañó de un aumento de la supervivencia de las pacientes. En efecto, con cualquier modalidad de este tipo de tratamiento se obtuvo una supervivencia mediana de 32 meses y la supervivencia global a los 3 años fue del 43,4% de pacientes mientras que aquellas que no recibieron tratamiento loco-regional tuvieron una supervivencia mediana de 21 meses con una supervivencia global a los 3 años del 26,7% (estadísticamente muy significativa la diferencia, con una p=0.00002).

Según sus autores, estos resultados sugieren que las pacientes con metástasis extendidas en el momento del primer diagnóstico se benefician no pasando exclusivamente al tratamiento general (quimioterapia u hormonoterapia) sino añadiendo el tratamiento loco-regional del tumor. Es posible que estos resultados hagan reconsiderar el tratamiento habitual de las mujeres con  cáncer de mama y metástasis sincrónicas.



LAS MAMOGRAFÍAS PUEDEN DAÑAR A LAS MÁS JÓVENES
3 de febrero de 2009

Amy Berrington de Gonzalez y colaboradores, del John Hopkins Bloomberg School of Public Health, explican (Journal of the National Cancer Institute), que no es clara que reducción en la mortalidad por cáncer de mama se precisa para sobrepasar los riesgos de la exposición a la irradiación  librada por la mamografía. El screening mamográfico se recomienda que comience tan pronto como entre los 25 y 30 años de edad en mujeres portadoras de la mutación de los oncogenes BRCA1 y BRCA2, ya que estos aumentan el riesgo de padecer cáncer de mama.

Pero debido al riesgo, por otra parte, de cáncer de mama inducido por la irradiación, el screening mamográfico en dichos sectores de edad puede tener un efecto perjudicial. Utilizando datos de 8.139 personas, los investigadores estimaron que para los portadores de BRCA1, una mamografía anual puede dar un riesgo de cáncer de mama inducido por irradiación de 26 por cada 10.000 mujeres. Si, por el contrario, el screening se iniciara entre 30-34 añosy entre 35-39 años, el riesgo caería al 20 y 13% por cada 10.000 mujeres respectivamente.

Para superar estos riesgos, empezando el screening anual en los tres grupos de edad citados (25-29; 30-34 y 35-39), necesitariamos  disminuir la mortalidad por cáncer de mama  en el 51%, 12% y 4% respectivamente, según cálculos de estos investigadores.

Pero el screening mamográfico reduce la mortalidad por cáncer de mama en no más del 25% en mujeres jóvenes, por lo que el perjuicio derivado del screening anual  supera los beneficios en mujeres entre 25 y 29 años y probablemente también entre 30 y 34 años. Solamente en mujeres mayores el beneficio es claro.

Faltan más datos para concretar tan importantes cuestiones pero mientras, los que presentan los autores pueden ayudar a la hora de ponderar los beneficios de la mamografía  anual precoz contra el riesgo de irradiación repetido en mujeres jóvenes portadoras de BRCA 1 o BRCA 2 (los datos para este son similares).



MASTECTOMÍA PREVENTIVA EN LA OTRA MAMA (29-I-09)
29 de enero de 2009

La doctora Kelly K. Hunt y colaboradores, de la University of Texas MD Anderson Cancer Center, Houston, Texas, han comunicado un importante trabajo (recogido por Medical News Today, 26-I-09) sobre las posibilidades de desarrollar cáncer en la otra mama, en pacientes diagnosticadas previamente de cáncer de mama.

Para ello estudiaron a 542 pacientes con cáncer en una mama y que decidieron su extirpación al mismo tiempo que también se les practicaba mastectomía en la otra mama. Los autores estudiaron los tejidos extirpados correspondientes a la mama sana y encontraron que 25 de las pacientes ( o sea, el 5% de las estudiadas) tenía ya cáncer de mama en la otra mama y 82 pacientes (15%) tenían células anormales que podían significar un mayor riesgo de desarrollar cáncer en la segunda mama.

Además encontraron tres factores independientes de riesgo que se ligaban más estrechamente con la probabilidad de desarrollar cáncer en la segunda mama. Eran los siguientes: 1. Cuando las células del primer cáncer eran particularmente invasivas (lo que puede averiguarse estudiando sus características); 2. Cuando el primer cáncer ocupaba más de un cuadrante de la mama y 3. Cuando la paciente tenía un riesgo de Gail (se establece mediante el estudio de la historia clínica de la paciente, edad, raza, y otras informaciones que permiten establecer el riesgo de una mujer sana para desarrollar cáncer de mama) a los 5 años de 1,67 o más.

También establecieron que las células anomales en la segunda mama eran más frecuentes en mujeres de más de 50 años en el momento del primer diagnóstico.

Este trabajo puede ayudar a las mujeres a decidir con mayor información, basada en su caso individual más que en datos generales, sobre si padecen un proceso agresivo y que medidas tomar.



LA ACTIVIDAD FÍSICA DISMINUYE EL RIESGO DE CÁNCER DE MAMA INCLUSO EN LA MENOPAUSIA
21 de enero de 2009

El profesor Jenny Chang-Claude ha coordinado un estudio con el German Cancer Research Center y la University Hospitals, en Hamburgo-Eppendorf, dentro del estudio denominado MARIE, En el mismo se han encuestado a 3.464 mujeres con cáncer de mama y  a 6.657 sanas. Se las preguntó sobre su actividad física en dos períodos de sus vidas, de los 30 a los 49 años y después de los 50.

En primer lugar, se observó que las mujeres del segundo grupo habían sido más activas que las del primero. Los resultados mostraron que el riesgo de desarrollar cáncer de mama después de la menopausia fue un tercio menos en las mujeres activas que en las inactivas.

Para conseguirlo basta con andar dos horas al día o hacer una hora de bicicleta, que es lo que hicieron las muejeres más activas, mientras que las menos activas paseaban solo media hora diaria.

Un aspecto importante es que el efecto positivo del ejercicio físico fue independiente de que se ganara peso, del total de energía ingerida o del índice de masa corporal. Por ello, los investigadores asumieronn que el efecto beneficioso se realizaba a través de un mecanismo hormonal y no por mera disminución de la grasa corporal u otros cambios constitucionales, como casi siempre se ha aceptado.

Trabajar en el jardín, andar para ir de tiendas o la bicicleta son aceptables, es decir, no es imprescindible  dedicarse al deporte para protegerse. La cuestión es mantener una buena actividad física. Que, además, protege los huesos, el corazón y el cerebro.



NACE LA NIÑA ELEGIDA SIN BRCA 1
13 de enero de 2009

La niña concebida previamente sin BRCA 1 ya ha nacido en UK. Se habló mucho de ella: una mujer con gran riesgo de trasmitir a su hija la expresión del oncogen BRCA 1 (esta variación genética hace que sus portadoras tengan el 80% de riesgo de desarrollar durante su vida cáncer de mama, del 60% de cáncer de ovario y de que en el 50% de casos lo transmitan a sus descendientes) optó por la fertilización in vitro y la selección del embrión que no portara el BRCA 1. Ello se hizó a través del diagnóstico genético preimplantación, que proporciona información acerca del estado genético del embrión, para conocerlo antes de la concepción. Tiene la ventaja adicional de evitar el trauma emocional de llevar a término una gestación afectada por el desorden genético que es el BRCA 1.

El doctor Paul Serhal, Director Médico de la Unidad de Concepción Asistida, en la University College Hospitals NHS Foundation Trust (UCLH) (una de las primeras universidades mundiales según los rangos establecidos),  comentó que esta niña no se enfrentará al espectro de desarrollar dicha forma genética de cáncer de mama o de cáncer de ovario cuando sea adulta. Sus padres han evitado el riesgo de transmitir estas enfermedades a su hija.

Las personas con esta alteración genética tienen una historia familiar terrible de graves enfermedades y muertes precoces por  cánceres de mama y de ovario.



MEJORA LA SUPERVIVENCIA DE MUJERES CON CÁNCER DE MAMA METASTÁSICO
16 de diciembre de 2008

El doctor John A. Ioannidis y colaboradores, de la University of Ioannina School of Medecine, en Grecia, han realizado (Journal of the National Cancer Institute, 9 de diciembre) un meta-análisis de 128 ensayos clínicos que incluyó 148 comparaciones entre tratamientos y con 26.031 pacientes estudiadas con cáncer de mama avanzado (metástasis a distancia).

Las pautas con antraciclinas proporcionaron una reducción del 22% en el riesgo relativo de mortalidad global al comparlos con quimioterapias basadas en un solo medicamento de alos antiguos. Pero los taxanos aplicados solos redujeron el riesgo de mortalidad en un 33 y si se combinaba taxano con capecitabina, la reducción era del 51%, siempre que se compararan con un solo medicamento quimioterápico de los considerados antiguos.

Según los autores, su trabajo cuantifica el progerso adquirido en el tratamiento del cáncer de mama avanzado en los últimos 35 años. Varias pautas han demostrado su efectividad sin que haya diferencias de efectividad entre las mismas



¿PUEDEN REGRESAR CÁNCERES DE MAMA INVASIVOS SIN TRATAMIENTO?
1 de diciembre de 2008
El doctor Gilbert Welch y colaboradores, del VA Outcomes Group, Per-Henrik Zahl, del Instituto Noruego de Salud Pública y Jan Maehlen de la Ulleval University Hospital, en Oslo, han realizado un importante estudio en más de 100.000 mujeres noruegas, en edades entre 50 y 64 años, en dos períodos consecutivos: de 1992 a 1997 (aún no había en Noruega un programa de screening de masas mediante mamografía) y de 1996 (año en que empezó en Noruega el screening de masas de cáncer de mama mediante mamografía sistemática) a 2001. Los autores compararon la incidencia de cáncer de mama invasivo entre el primer grupo (a las que se había practicado mamografías aisladas) con el segundo grupo, al que se practicó mamografía cada dos años. Las mujeres con mamografía regular, segundo grupo, tuvieron 22% más de cánceres de mama que el grupo primero, sin mamografías regulares. En con junto, en el segundo grupo se diagnosticaron 1909 casos de cáncer de mama invasivo por cada 100.000 mujeres por 1564 por 100.000 mujeres del primer grupo. Este trabajo, publicado en Archives of Internal Medecine ha sido recogido por colaboradores del New York Times, que sugieren que "los cánceres de mama invasivo pueden desaparecer sin tratamiento en mayor número de lo que nadie hubiera podido pensar". Para el autor principal, Welch, la posible explicación es que hay algunas mujeres que tuvieron cancer de mama en algún momento y que más tarde no lo tenían. ¿Sería correcta la hipótesis de la remisión espontánea de algunos cánceres de mama?. Muchos no están de acuerdo con esta posibilidad y piensan que, la diferencia en el número de cánceres de mama puede ser debida a otros factores (menos sensibilidad de la mamografía en el primer período, tratamientos hormonales, etc). De hecho, es un tema de una gran trascendencia pero muy difícil de demostrar o sostener. ¿Que ocurrió realmente para justificar un 20% menos de cánceres en el primer período?.

Mujeres latinas americanas hispanoparlantes menos satisfechas con su tratamiento
18 de noviembre de 2008

La doctora Sarah T. Hawley y colaboradores, de la Universidad de Michigan Comprehensive Cancer Center, publican en Patient Education and Counseling, un estudio en 925 mujeres diagnosticadas con cáncer de mama localizado.

Las pacientes fueron interrogadas acerca del proceso que habían seguido para elegir su tratamiento, es decir, evaluando la información recibida por parte de sus médicos, su nivel de comprensión y, finalmente, el grado de su satisfacción con el tratamiento recibido.

De las 925 mujeres, aproximadamente la mitad eran norteamericanas de origen latino y, de estas, una cuarta parte preferían hablar en español. Estas últimas tenían 3,5 veces más probabibilidad de tener dificultades para entender la información escrita sobre cáncer de mama que les habían proporcionado en el hospital, antes del tratamiento.

Pese a que la información fue similar para todas las mujeres, las latinas que preferían el español explicaron mayores grados de pesar o insatisfacción con el tratamiento recibido.

Los autores deducen que los médicos deben hacer esfuerzos adicionales para asegurarse que su información es comprensible y culturalmente apropiada para todos los grupos de diferentes etnias.

FEFOC señala que ahora cuando, en todo el mundo,pero especialmente en paises europeos, el grado de inmigración es muy elevado, debemos tener muy en cuenta que mejorar la información se traducirá en una mayor satisfacción de los pacientes.



¿ REVOLUCIÓN EN EL SCREENING POR CÁNCER DE MAMA?
14 de noviembre de 2008

El profesor A,. Preece y el doctor I. Craddock, de la Universidad de Bristol, llevan 5 años trabajando con la finalidad de producir un nuevo sistema de imagen de la mama, que puede revolucionar y superar  a la mamografía.

El nuevo sistema funciona trasmitiendo ondas de muy baja energía básicamente igual a los radares que se usan en el control del tráfico y en los aeropuertos. El resultado es una imagen de la mama en tres dimensiones.

Hasta la fecha, 60 mujeres han sido examinadas con el nuevo sistema. Estas mujeres consideran que, a nivel de confortabilidad, es mucho mejor que la mamografía. La realización es muy corta, dura unos 6 minutos para ambas mamas. La mama se coloca dentro de una copa de cerámica, donde actúan los trasmisores y receptores que estudian la mama desde varios ángulos. Las mujeres no experimentan sensaciones desagradables durante el procedimiento. La exposición a la irradiación es similar a la llamada con un teléfono móvil.

Ahora iniciarán un estudio "ciego" en el que se compararán las imágenes obtenidas mediante el radar y los otros métodos de mamografía, para convencerse, si es el caso, de que el sistema es como mínimo igual de bueno.

Lo aplicarán en especial a mujeres jóvenes, en las que la mamografía es más difícil.



LA RADIOTERAPIA PUEDE AUMENTAR EL RIESGO EN LA OTRA MAMA
4 de noviembre de 2008

Maartje Hooning y colaboradores, del Netherlands Cancer Institute, de Amsterdam, y del Erasmus Medical Center, de Roterdam, Holanda, publican en el Journal of Clinical Oncology, un estudio en 7221 mujeres, predominantemente jóvenes, tratadas por cáncer de mama entre los años 1970 y 1986, para valorar si la técnica de radioterapia en el tratamiento conservador (extirpación del tumor más radioterapia de toda la mama), puede aumentar el riesgo de cáncer en la otra mama. En el estudio recogieron todos los datos sobre características del tumor primitivo, tipo de cirugía y de radioterapia, quimioterapia y tratamiento hormonal, si habían sufrido cáncer en la otra mama y si tenían historia familiar de cáncer de mama.

Los resultados demostraron que, globalmente, la radioterapia no aumentaba el riesgo de segundo cáncer. Pero sí que aumentaba en las pacientes más jóvenes de 35 años (comparadas con mujeres de más de 45 años) en el momento del primer diagmnóstico. Las pacientes más jóvenes  tenían cerca del doble de riesgo de desarrollar segundo cáncer y  este riesgo tenía que ver con la modalidad de radioterapia recibida.

Los investigadores observaron que el mayor riesgo se tenía cuando se utilizaban los llamados campos tangenciales de radioterapia (oblicuo anterior y oblicuo posterior), siendo el riesgo menor  si se utilizaba radioterapia por campos directos sobre la mama. Esta segunda modalidad comporta menor exposición de la segunda mama que los campos tangenciales.

El mayor riesgo se observó en jóvenes pacientes con antecedentes familiares de cáncer de mama.

Las técnicas actuales de irradiación han mejorado mucho y es menos de preveer que se presenten problemas como los reseñados. De hecho cabe tener en cuenta que el trabajo que nos ocupa recoge pacientes desde 1970 a 1986.



EL EJERCICIO VIGOROSO PROTEGE DEL CÁNCER DE MAMA
31 de octubre de 2008

Un reciente y amplio estudio en mujeres posmenopáusicas confirma los beneficios del ejercicio físico en la prevención del cáncer de mama. En efecto, el doctor Michael F. Leitzmann y colaboradores, de los National Cancer Institutes, USA, publican en Breast Cancer Research uno de los estudios más importantes y científicos de los realizados hasta la fecha sobre la prevención del cáncer de mama mediante el ejercicio físico vigoroso.

Para ello han estudiado durante once años a 32.269 mujeres posmenopáusicas. En ellas han valorado todos los factores de riesgo que pueden facilitar dicho cáncer y, de un modo concreto, en la relación con la actividad física.

Han observado los siguientes hechos: que el ejercicio físico vigoroso reduce en un 30% el riesgo de padecer cáncer de mama entre mujeres con peso adecuado a su estatura, no en las que pesan excesivamente; en cuanto a las mujeres sedentarias, el riesgo es el habitual, incluso aunque no sean obesas.

Para definir lo  que entienden por ejercico físico vigoroso o flojo han establecido los siguientes parámetros:

EJERCICIO FÍSICO VIGOROSO (protector en mujeres con peso adecuado a su estatura):

A) Trabajo vigoroso en el domicilio: incluye fregar suelos; lavar ventanas; trabajo en el jardín; cortar madera y cavar.

B) Deporte vigoroso: correr; joging rápido; tenis de competición; ejercicio aeróbico; bicicleta; subir colinas y baile rápido.

EJERCICIO FÍSICO LIGERO ( no protector):

A) Otros ejercicios ligeros en el hogar.

B) Actividades ligeras: pasear, joging ligero, tenis recreativo, excursionismo y bolas.

Para los investigadores los factores beneficiosos del ejercicio vigoroso, que se traducen en la prevención del cáncer de mama, en mujeres con peso adecuado son los siguientes: mejoría del sistema inmunitario (defensivo), reducción de las inflamaciones crónicas y de los factores de crecimiento.



PROBLEMAS CON LA SEGUNDA TUMORECTOMÍA TRAS RECIDIVA
3 de octubre de 2008

El doctor Steven Chen y colaboradores, del UC Davis Cancer Center, California, publican en The American Journal of Surgery, en octubre, una importante revisión acerca de los resultados de una segunda tumorectomía en mujeres cuya enfermedad repite tras el tratamiento inicial. Estudiaron las historias de 747 personas con cáncer de mama, tratadas con tumorectomía y radioterapia sobre toda la mama. Tras un tiempo variable, la enfermedad recidivó en la mama tratada. El 76% de mujeres fueron correctamente tratadas con mastectomía (extirpación de toda la mama) pero el 24% restante recibió solo extirpación del tumor recidivante sin, por supuesto, nueva radioterapia (que es imposible en una mama previamente irradiada).

La supervivencia a los cinco años tras la mastectomía fue del 78% mientras que fue del 67% para aquellas tratadas con segunda tumorectomía. A los diez años, vivían el 62% de las mastectomizadas por el 57% de las tratadas con tumorectomía.

Los resultados confirman la necesidad de la mastectomía cuando el tratamiento conservador (tumorectomía o cuadrantectomía más radioterapia de toda la mama), falla. En efecto, aquí se ve la ventaja en la supervivencia que este procedimiento, mastectomía, comporta.  



MUCHAS MUJERES NO CAMBIAN SUS HÁBITOS DESPUÉS DEL CÁNCER DE MAMA
2 de octubre de 2008

La doctora Electra Paskett, de la Ohio State University´s Comprehensive Cancer Center, en un artículo publicado online (http://www3.interscience.wiley.com) explica que ha observado que alrededor del 40% de mujeres tratadas por cáncer de mama (CM) no han hecho cambios significativos en sus hábitos en cuanto a comer y a ejercicio físico.

Muchas otras mujeres explican su experiencia ante el CM como una experiencia que cambió, para bien, sus vidas. Pero el 40% de ellas, o mejoran sus hábitos pero luego se olvidan y retornan a las costumbres no saludables, o bien otras ni siquiera lo intentan.

Es una lástima que no todas las supervivientes de CM no tomen la ventaja de cambiar para mejor sus hábitos. El ejercicio físico y la dieta saludable, como se ha visto en CM y en cáncer de colon, mejoran las posibilidades de supervivencia y de calidad de vida. Los expertos señalan otros beneficios añadidos. En efecto, se constata en estos casos, un menor estrés y depresión.

Es muy importante que los cambios en los hábitos de vida de aquellas mujeres que antes del CM no loos tenían adecuados, los adopten después de esta experiencia, siguiendo las dietas alimenticias adecuadas y realizando ejercicio físico continuado y adecuado a cada una. 

 



ACUPUNTURA PARA LAS SOFOCACIONES
28 de septiembre de 2008

La doctora Eleanor M. Walker, del Henry Ford Health System, Detroit, Michigan, USA, ha presentado en la reunión de la American Society for Therapeutic Radiology and Oncology, un estudio randomizado en 47 pacientes con problemas vasomotores (sofocaciones) producidas por el tratamiento hormonal de su cáncer de mama. Se compararon dos tratamientos: un antidepresivo (a su dosis estándar), inhibidor de los receptores de serotonina, la venlafaxina, ya utilizado y conocido por sus efectos contra dichas sofocaciones. El segundo grupo fue tratado con acupuntura (dos sesiones semanales durante las cuatro primeras semanas, seguido de una sesión semanal durante las finales ocho semanas).

Las mujeres de ambos grupos dijeron que habían apreciado una significativa mejoría de sus síntomas menopáusicos, de la calidad de vida yde las manifestaciones depresivas.

Pero en el grupo venlaxafina, las personas tratadas experimentaron una serie de efectos secundarios, como náusea, sequedad de boca, dolor de cabeza, alteraciones del sueño, mareo, alteraciones de la visión, aumento de la presión sanguínea y ansiedad.

Por el contrario, las personas incluídas en el grupo de acupuntura no solamente no tuvieron efecto secundario alguno sino que, además, apreciaron aumento de energía, claridad de pensamiento, deseo sexual y sentimiento global de bienestar.

También a favor de la acupuntura está el hecho de que la mejoría de las sofocaciones duró más con acupuntura. En efecto, a las dos semanas de cesar el tratamiento, las personas tratadas con venlaxafina tuvieron un nuevo aumento de sofocaciones mientras que ello tardó entre 14 y 15 semanas tras dejar la acupuntura.

No se sabe el mecanismo de acción de la acupuntura y debe ser investigado, pero también tomada en cuenta en el tratamiento de la molesta complicación de los tratamientos homornales, como son las sofocaciones.



EXCESO DE RADIOTERAPIA DESPUÉS DE MASTECTOMÍA
23 de septiembre de 2008

La doctora P. Anderson y colaboradores, del Chase Cancer Center, Philadelphia, USA, han presentado en la  50 Reunión de la American Society for Therapeutic and Radiology Oncology, en Boston, los resultados de un estudio en 64 pacientes con cáncer de mama, todas ellas ganglios axilares negativos, tratadas mediante mastectomía seguida de radioterapia.

El tratamiento radioterápico estándar en estos casos es la irradiación de la pared torácica del lado afectado y de las áreas ganglionares axilar y supraclavicular homolaterales. Anderson y colaboradores revisaron en su estudio si, en pacientes con ganglios axilares negativos, hacía falta o significaba un tratamiento excesivo, la irradiación preventiva supraclavicular y axilar.La radioterapia sobre estas dos áreas contribuye significativamente al linfedema (hinchazón del brazo) y a problemas pulmonares (neumonitis, inflamación, cicatrices y fibrosis).

De las 64 pacientes incluidas en el estudio, 53 solo recibieron radioterapia sobre la pared torácica homolateral y en las 11 restantes, se añadió la radioterapia clásica estándar sobre axila y supraclavicular. La mediana de seguimiento de las pacientes fue de 78 meses. Los resultados mostraron una baja tasa de recidiva ganglionar en las pacientes no irradiadas en estas áreas. En efecto, solo una paciente de las 53 no irradiadas en axila y región supraclavicular desarrolló recidiva en un ganglio axilar. De las otras 11, ninguna mostró recidiva ganglionar.

La supervivencia global a los 5 años fue del 91% en las pacientes irradiadas solo en pared torácica y del 100 en las 11 restantes.

Los autores concluyen que, dados estos resultados y el riesgo de linfedema y toxicidad pulmonar, evitar la irradiación en regiones ganglionares puede ser un tratamiento aceptable en pacientes seleccionadas.



RIESGO DE RECIDIVA DEL CÁNCER DE MAMA CUANTIFICADO
20 de septiembre de 2008

Investigadores del M.D. Anderson Cancer Center, Houston, Texas han cuantificado el riesgo de reproducción del cáncer de mama a partir de los 5 años del diagnóstico. En efecto, A. Brewster y colaboradores han publicado en  el Journal  of the National Cancer Institute, un interesante estudio en 3.000 mujeres en estadios I, II y III de su cáncer de mama (CM), tratadas en dicho hospital desde 1985 y 2001. Todas habían recibido, tras el tratamiento local o bien quimioterapia pre o postoperatoria o tratamiento hormonal.

Fueron analizadas por recidiva a partir de los 5 años del diagnóstico (señalamos que este detalle disminuye el riesgo global de recidiva recogida en el estudio, ya que no incluyeron las pacientes que recidivaron durante los cinco primeros años desde el diagnóstico).

Una de cada cinco mujeres que habían completado el tratamiento, presentó recidiva dentro de los 10 años de su tratamiento, es decir, el 20% de pacientes. El riesgo era superior conforme avanzaba el estadio, También variaba según el grado (grados I, II y III, según el grado de células en división vistas al microscopio; a más división, mayor agresividad y mayor grado).

Las mujeres con estadio más avanzado, grado más elevado y receptores hormonales negativos tienden  a tener peor pronóstico, lo que no fue el caso de este estudio, ya que se detectaron menos recidivas en las pacientes con receptores negativos. Pero esto puede deberse, como se señalaba al principio, porque algunas de estas tuvieron lan recidiva durante los cinco primeros años, por lo que no formaron parte del estudio.

Pese a este inconveniente, este trabajo es útil porque señala que el tratamiento quimioterápico u hormonal no elimina totalmente el riesgo de recidiva. Lo cual apounta una vez más a la necesidad del seguimientestrecho de las pacientes más alla´de los cinco años del diagnóstico de CM..



LA MASTECTOMÍA CONTRALATERAL PREVENTIVA CON POCA REPERCUSIÓN SOBRE LA SUPERVIVENCIA
13 de septiembre de 2008

La doctora Isabelle Bedrosian y colaboradores, de la University of Texas MD Anderson Cancer Center, Houston Texas, presentaron en el ASCO Breast Cancer Symposium 2008, un estudio en 82.759 pacientes incluídas en el U.S. Surveillance, Epidemiology and End Results (SEER) diagnosticadas con cáncer de mama, en las que se demostró una reducción estadisticamente significativa del 31% en la mortalidad en mujeres a las que se practicó mastectomía contralateral preventiva. Pero el beneficio solo fue solo significativo en mujeres en edades comprendidas entre 18 y 49 años, en estadios I-II, con receptores hormonales negativos.

Por el contrario, mujeres de más edad o con tumores receptores hormonales positivos, no tuvieron beneficio significativo por la mastectomía contralateral preventiva.

Todas las pacientes tenían, incialmente, cáncer de mama unilateral, fueron tratadas con mastectomía y estaban en estadios I a III. De todas ellas 6478 (el 7,83%) tuvieron mastectomía contralateral profiláctica. En el estudio se observó que este beneficio en jóvenes pacientes era totalmente debido a la reducción en los casos de cáncer contralateral

Hasta ahora, la mayoría de estudios comunicaban un beneficio del 90% pero no especificaban la relación con la supervivencia . En el de la doctora Bedrosian se demuestra esta relación positiva pero solo en mujeres jóvenes con tumores receptores negativos.



LA ACTIVIDAD FÍSICA, CLAVE PARA LA SUPERVIVENCIA
9 de septiembre de 2008

La doctora Melinda L. Irwin y colaboradores de la Yale School of Medicine, New Haven, Conneticutt, publican en el Journal of Clinical Oncology,  un importante estudio en 933 mujeres diagnosticadas de cáncer de mama entre 1955 y 1998 y seguidas hasta 2004.

Los hallazgos más destacados fueron:

1. Las mujeres que solían andar con energía entre dos y tres horas a la semana en el año antes de su diagnóstico de cáncer de mama, tuvieron un 31% menos de probabilidades de morir de esta enfermedad que las sedentarias.

2. Dos años después del diagnóstico las pacientes con alguna actividad física tenían un 64% de menor riesgo de morir de la enfermedad que pacientes inactivas. La disminución del riesgo era del 67% en las que andaban vivamente dos o tres horas a la semana.

3. Las pacientes isedentarias que iniciaban acvtividades físicas después del diagnóstico, disminuían el riesgo de muerte por el 45%.

Se observa en este estudio la influencia positiva del ejercicio físico no solamente en las pacientes que ya se ejercitaban antes del diagnóstico sino incluso en aquellas que lo iniciaban después del tratamiento.Muchos trabajos han demostrado en el pasado que el ejercicio físico reduce el riesgo de desarrollar cáncer de mama en el 40%. Pero estas investigaciones actuales muestran que la actividad es igual de beneficiosa para la supervivencia de las pacientes.

Las mujeres con cáncer de mama deben incluir el ejercicio físico como parte de su tratamiento, señalan los autores. Debe encontrarse el tiempo para hacerlo, aunque sea empezando por un paseo cada dos días de quince minutos. Además, el ejercicio físico puede  ayudar a combatir el riesgo cardiovascular, que acompaña a quimioterapia y tratamiento hormonal, mejorando además la calidad de vida de las pacientes



RECOMENDACIONES PARA DISIMINUIR LA EXPOSICIÓN A SUSTANCIAS QUÍMICAS SOSPECHOSAS
18 de agosto de 2008
El Silent Spring Institute intenta identificar sustancias químicas capaces de alterar las hormonas femeninas y ser causa de cáncer de mama. Mientras, ofrecen recomendaciones para disminuir, por lo menos, la exposición a sustancias sospechosas: 1. Utilice útiles de vidrio en el microondas y estimule a su familia y amigos a hacer lo mismo (algunos útiles hechos de plástico contienen sustancias químicas que imitan o alteran las hormonas. Estas sustancias pueden incorporarse a los alimentos cuando estos se calientan). 2. Utilice tintorerías y servicios de limpieza que no utilizan "PERC" (el familiar olor a limpieza seca proviene de residuos de percloroetileno (PERC. Disolventes, como PERC, están en estudio en relación al cáncer de mama y se lo asocia con otros cánceres. Si tiene que utilizar el sistema tradicional de lavado en seco con PERC, recuerde abrir el saco de plástico que contiene su ropa en un espacio abierto y airéela suficientemente antes de ponerla en el armario). 3. Tome su tiempo para leer las etiquetas y evite ftalatos en los productos (los ftalatos son compuestos que distorsionan las hormonas y se han asociado con cáncer, fertilidad disminuida y defectos masculinos al nacimiento. Se encuentran en cientos de productos, incluyendo champús, lociones, perfumes, cosméticos, vinilo y plásticos, incluyendo muñecas. Buscar productos cuyas etiquetas digan "libre de ftalatos" y no dude en preguntar a su vendedor si sus productos cumplen esta condición. Las preguntas de los clientes ayudan a que se realicen los cambios). 4. En las barbacoas minimize el carbón cuando ase alimentos (el carbón contine hidrocarbonos policíclicos aromáticos, bien conocidos por causar tumores mamarios en animales). 5. Compre alimentos orgánicos y estimule a sus proveedores a que extiendan la disposición de los mismos (adquiriendo alimentos orgánicos disminuye su exposición a los pesticidas y protege a su familia. También protege a los trabajadores que producen nuestros alimentos, el agua que utilizan y trabajan, y la vida salvaje. Muchos pesticidas alteran las hormonas. También afectan el desarrollo del cerebro y las funciones neurológicas). 6. Monitorice lo que sale de sus cañerías (usted puede ayudar utilizando los productos de limpieza y los pesticidas menos tóxicos. El bicarbonato sódico es una alternativa para la limpieza, probada y verdadera. Neutraliza ácidos y bases, elimina olores, quita manchas y es desodorante. No tire disolventes, pesticidas, licuadores de pinturas, aceite de automóvil por sus cañerías). 7. No todas las aspiradoras son iguales (las alfombras pueden almacenar pesticidas, hongos microscópicos, sustancias que causan alergia, retardantes del fuego en ropas, muebles, aparatos electrónicos. Las aspiradoras deben tener una fuerte capacidad de succión y una bolsa con varias capas, para asegurar una alta eficiencia de filtración y para ayudar a mantener peligrosas partículas en suspensión. Finalmente, deben contener un filtro HEPA, considerado el mejor para evitar que se recicle el polvo en el aire. Estos filtros proporcionan una filtración de las partículas invisibles a los ojos, del 99,97%) 8. Busque equipamientos electrónicos y muebles sin PBDEs (éteres difenil polibrominatados) (son retardantes del fuego producidos comercialmente, con frecuencia añadidos a la espuma de poliuretano, diversos plásticos y equipamientos electrónicos. Alteran las hormonas que afectan la glándula tiroides. Pregunte a sus poroveedores si utilizan estas sustancias. Elija alfombras, almohadas, y tapicerías hechas de fibras naturales, incluyendo lana, algodón y cáñamo). 9. Use recursos orgánicos para jardinería y cuidado del césped y estimule a sus vecinos a hacer lo mismo (muchos pesticidas alteran las hormonas. Pesticidas y herbicidas usados en jardines y céspedes entran en la casa con los zapatos y los animales de compañía. Los niños y los animales de compañía que juegan en los jardines están expuestos). 10.Estimule en su comunidad para que se adopten políticas de utilización de disolventes naturales /no tóxicos, especialmente en escuelas y aplicando prácticas orgánicas en el cuidado de los espacios verdes(utilizando productos de limpieza seguros y eliminando pesticidas en su pueblo, en su ciudad, reducirá la exposición de compuestos que imitan a los estrógenos y además alteran las hormonas).

LA CARGA EMOCIONAL DE COMUNICAR EL DIAGNÓSTICO (9-08-2008)
9 de agosto de 2008

La doctora Grace J. Yoo y colaboradores, de la San Francisco State University, University of Denver y del UCSF Comprehensive Cancer Center (USA), han presentado en la reunión anual de la American Sociological Association un interesante estudio en 164 mujeres ya tratadas por cáncer de mama (CM). Es el primer estudio comparativo y cualitativo que examina el modo como la mujer con CM comparte las noticias sobre su enfermedad con sus familiares, amigos y conocidos.

Con las mujeres interviuadas examinaron la respuesta emocional envuelta en la comunicación del diagnóstico de CM. Las mujeres diagnosticadas sse encuentran que deben soportar la carga emocional que representa comunicar su diagnóstico a sus familiares. Ellas, las pacientes, se ven en medio de una terrible batalla emocional. En un momento en que se ven forzadas a enfrentarse con su propia vulnerabilidad, tienen además que navegar  con la vulnerabilidad de sus familiares cuando se enteran del diagnóstico.

Es que las mujeres son generalmente percibidas como responsables y cuidadoras de los demás y por ello esperar que coloquen las emociones de los demás por encima de las suyas propias no deja de ser una paradoja. En efecto, las mujeres se encuentran ante el desafío de determinar como pedir ayuda de los demás cuando ellas son vistas en el rol opuesto.

Las pacientes dijeron que la tarea más difícil  después de conocer su diagnóstico fue la de comunicárselo a susu familiares. Muchas sintieron la necesidad de manejar estrategicamente la manera de informarlos, para protegerlos y proporcionarles confort y confianza.

Contrariamente, las pacientes no tuvieron tantos problemas al comunicar su diagnóstico a amigos y conocidos. Y se vieron sorprendidas por la gran cantidad de soporte que recibieron de estos como resultado de conversaciones no planificadas.

Los investigadores  recomienda a las pacientes que no limiten la comunicación y discusión de sus emociones, ya que esta reserva puede a su vez limitar el soporte que pueden recibir  



MÁS SOBRE LINFEDEMA (8-08-08)
8 de agosto de 2008

La doctora Sandra C. Hayes y colaboradores, de la Queensland University of Technology, Kelvin Grove, Australia, publican en julio, en el Journal of Clinical Oncology, un estudio en 190 mujeres íntervenidas por cáncer de mama, que fueron controladas durante 18 meses después de la cirugía para valorar si desarrollaban linfedema.

Esta complicación fue desarrollada por 62 de las pacientes (33%). El 60% de estas mujeres tuvieron síntomas transitorios de linfedema, que desapareció con o sin tratamiento. Pero en el 40% restante de pacientes, el linfedema persistió más de tres meses, con o sin períodos de disminución.

Buscando factores que predisponían al linfedema, los investigadores advirtieron que con cirugía extensa, el riesgo aumentaba seis veces, con independencia de que se efectuara o no disección ganglionar axilar..Pero en las pacientes que se extirparon 20 o más ganglios de la axila, el riesgo de linfedema aumentó 4 veces.

Como factores negativos, valoran la insuficiente actividad física. En efecto, encontraron que el uso del brazo del lado intervenido, disminuía el riesgo de linfedema. También observaron que el riesgo  disminuía en personas de baja condición socioeconómica, mujeres con pareja, mayor responsabilidad en el cuidado de los hijos yactividad física regular.

Es preciso que los profesionales de la salud observen, valoren y aconsejen sobre el riesgo de linfedema.

FEFOC recuerda la importancia del ejercicio físico gradual, nunca forzado pero siempre continuado dentro de las posibilidades de cada una, no llevar nunca cosas pesadas con el brazo del lado intervenido y extraerse sangre para análisis en el mismo, como claves en la prevención del linfedema. Si a pesar de todo se desarrolla, los rehabilitadores físicos tienen una gran experiencia y medios para combatirlo, siempre que el diagnóstico sea precoz.



GANGLIO CENTINELA , ¿ANTES O DESPUÉS DE LA QUIMIOTERAPIA PREOPERATORIA? (6-08-08)
6 de agosto de 2008

En mujeres con cáncer de mama (CM) que precisan quimioterapia preoperatoria hay la siguiente polémica: la disección del ganglio centinela, ¿debe hacerse antes de iniciar la quimioterapia preoperatoria, no hacerlo, hacerlo después de la quimioterapia y antes de la intervención quirúrgica?.

El doctor B. J. Grube y colaboradores, de la Yale University, School of Medicine, Conneticut, USA, publican en Archives of Surgery, los resultados de un estudio en 55 pacientes con CM, a las que se disecó el ganglio centinela antes de la quimioterapia preoperatoria. Si el gangloio  centinela era negativo, no se practicaba disección axilar. Si, por el contrario, era positivo, se practicaba estudio quirúrgico axilar en el momento en que se llevó a cabo la cirugía definitiva.

Una o más ganglios centinela positivos se detectaron en 30 de las 55 pacientes (55) incluídas en el estudio. En las pacientes con ganglio centinela positivo, el 69% no tuvieron más ganglios axilares, el 27% de uno a tres ganglios y el 4% restante, cuatro o más ganglios positivos.

Para los autores, la ventaja de practicar el estudio del gánglio centinela antes de la quimioterapia es que el estadio se hace mucho más preciso. En cambio, si se aplica quimioterapia antes de la disección del ganglio cen tinela, es posible que dicho tratamiento destruya ganglios positivos y como consecuencia se clasifique a la paciente en un estadio inferior  al que en realidad tienen. Y esto es muy importante, ya que según el estadio se indica uno u otro tratamiento postoperatorio.



FALTA DE CONOCIMIENTO SOBRE EL CÁNCER DE MAMA (5-08-08)
5 de agosto de 2008

La doctora Sara Hawley y colaboradores, de la University of Michigan, han comunicado en Health Services Research, un importante estudio en 1132 pacientes con cáncer de mama (CM), junto con una encuesta a 277 cirujanos. Más de la mitad de pacientes se mostraron deficientemente informadas sobre los riesgos y beneficios de sus opciones de tratamiento.

El 52% de pacientes no sabían que la supervivencia a los 5 años es similar con mastectomía que con tratamiento conservador (ver www.cancermama.org). Y el 63% no sabían que ambos tratamientos tienen el mismo riesgo de reproducción de la enfermedad. Menos del 30% sabían que las posibilidades eran similares.

También analizaron el conocimiento de las pacientes de acuerdo con el tipo de cirujano que las había tratado: cirujano general o cirujano especialista en CM y si las pacientes habían sido tratadas en un hospital general o en uno especializado. Pues bien, los resultados no cambiaron apreciablemente en cuanto a conocimiento.

Si que llamó la atención que las pacientes tendían a responder más correctamente cuando el cirujano había discutido con ellas ambas opciones.

Es importante, señalan los autores, que las mujeres participen de lo que llamamos un proceso para toma de decisiones de alta calidad. Esto significa que la decisión necesita una buena información, basada en una precisa explicación sobre riesgos y beneficios de las opciones y también basada en sus preferencias individuales en cuanto al tratamiento.

En caso contrario, si las mujeres no toman una decisión bien informada, es más probable que queden insatisfechas con el tratamiento que reciban.



MAMOGRAFÍAS MENOS DOLOROSAS
2 de agosto de 2008

La doctora Colleen K. Lambertzs y colaboradores, del Saint Luke´s Mountain States Tumor Institute, han publicado en Radiology online un interesante estudio en el que muestran como una premedicación con un anestésico local, lidocaina, en gel, disminuye significativamente las molestias que experimentan las mujeres sometidas a mamografía.

En el estudio incluyeron 418 mujeres que expresaron su ansiedad por las molestias de esta técnica, cuando fueron preguntadas por teléfono. La expresión más generalizada es que "la mamografía duele". Las participantes en el estudio fueron randomizadas en cuatro grupos:

Grupo 1: 80 minutos antes de la mamografía se les administró 1 gramo de un analgésico, acetaminoifeno, vía oral.

Grupo 2: 80 minutos antes, 800 milígramos de ibuprofeno, oral.

Grupo 3: se les aplicó una onza o menos de un gel de lidocaina sobre ambas mamas y en la pared del tórax. La aplicación la hizo una enfermera 48 minutos antes de la realización de la mamografía, para facilitar su total absorción. La zona se limpió antes de la mamografía.

Grupo 4: recibió un placebo, inerte, sin acción.

El 40% global de mujeres experimentó alguna o algunas molestias durante la técnica, destacando las referidas a la compresión de las mamas (70,4%), estiramiento de la piel (31%) y los contactos con los aparatos (37,5%).

El grupo con lidocaína tuvo, con significación estadística (p=0.01) menos molestiuas que cualquiera de los otros tres grupos. No obstante cabe señalar otros importantes factores ligados al nivel de molestias experimentadas. Señalemos algunos por referirse concretamente a la relación con los componentes del equipo médico:

Una enfermera o un técnico radiólogo que escuchaban e intentaban modificaciones según eran requeridos  por la mujer durante la mamografía, aumentaba la satisfacción de las mujeres y disminuía su disconfort..

*Si la mujeres percibiáin que el técnico se preocupaba por ella, también aumentaba la satisfacción.

Los autores destacan el beneficio del gel, que es además muy fácil de aplicar y de quitar. En esta ocasión lo aplicaron enfermeras pero opinan que lo pueden aplicar perfectamente en su domicilio las propias mujeres, una hora antes de la mamografía. Ello reducirá el coste y el tiempo de los profesionales.



TRATAMIENTO CONSERVADOR Y ASIMETRÍA MAMARIA
30 de julio de 2008

La doctora Jennifer F. Waljee y colaboradores, de la University of Michigan, en Ann Arbor, USA, publican en el Journal of Clinical Oncology del mes de Julio, un importante estudio en 714 mujeres con cáncer de mama y que recibieron el tratamiento llamado conservador (ver www.cancermama.org). El objetivo fundamental del estudio fue el de valorar el aspecto estético o resultado quirúrgico y las repercusiones sobre la calidad de vida de las pacientes.

Globalmente, el 17,8% de mujeres dijeron que se sentían estigmatizadas por la cirugía; cerca del 27% tenían niveles elevados de miedo y el 22% síntomas de depresión. Solo el 5,6% expresaron que su estado general de salud había mejorado desde su diagnóstico de cáncer de mama mientras que el 33,1% dijeron que había empeorado y el 61,3%, que su salud no se había modificado.

Un aspecto básico que se valoró en el estudio era la simetría o asimetría de las mamas tras la intervención y la radioterapia subsiguiente.

Entre las pacientes con una asimetría pronunciada, 33,7% tenían síntomas depresivos y el 40,4% tenían elevados niveles de miedo con respecto a temas como la muerte, su salud, o su capacidad para cumplir con sus roles. El 67% de estas mujeres creyeron que su salud  había empeorado o no había mejorado.

Entre las pacientes con asimetría mamaria mínima, el 16,2% tenían síntomas depresivos y 19,8%, altos niveles de miedo. Las mujeres con asimetría moderada tenían unos porcentajes del 18% y del 19% respectivamente.

La asimetría de las mamas después del tratamiento conservador puede tener un gran impacto en la calidad de vida de las pacientes. Las mujeres con asimetría importante se sentían cuatro veces más estigmatizadas como resultado de su tratamiento y dos veces con miedo a que el cáncer volviera a presentarse; también con más síntomas depresivos, comparadas con las mujeres con asimetría moderada o mínima.

La asimetría mamaria, señalan los investigadores, puede ser un recordatorio constante de la enfermedad y de su tratamiento para estas pacientes, empeorando su ajuste psicológico. Se acepta que el tratamiento conservador desfigura menos a la paciente que la mastectomía., pero muchas mujeres quedan con algún grado de asimetría entre ambas mamas. Y mientras las pacientes que son tratadas mediante mastectomía son informadas antes de la intervención sobre la reconstrucción mamaria, esta opción no suele formar parte de la información preoperatoria cuando se trata del tratamiento conservador.

Por el contrario, las mujeres con tratamiento conservador son muchas de ellas candidatas a la cirugía reconstructiva . Sin embargo, ya que la mayoría reciben radioterapia tras la cirugía, ello se traduce en una reconstrucción más compleja.

Los autores concluyen diciendo algo de la mayor lógica: la importancia para todas las mujeres, con independencia de la modalidad de tratamiento, de discutir con sus médicos en el momentpo de tomar la decisión, sobre mastectomía y tratamiento conservador, así como sobre las posibilidades de reconstrucción postoperatoria para ambas opciones. 



PROGRESO EN LA VALORACIÓN DEL RIESGO DE CÁNCER DE MAMA
30 de julio de 2008

La doctora Zhao Chen y colaboradores, de la Universidad de Arizona Mel and Enid Zuckerman College of Public Health, han estudiado 10.000 mujeres posmenopásuicas, con una edad media de 63 años. El estudio se ha llevado a cabo cooperativamente en 40 hospitales norteamericanos. Los autores valoraron el nivel de densidad mineral ósea y también su puntuación según el modelo de riesgo de Gail, de padecer cáncer de mama, que valora el reisgo a los cinco años y durante la vida de la mujer de padecer cáncer de mama invasivo.

Las mujeres incluídas en el estudio fueron seguidas unos 8 años, anotándose aquellas que desarrollaron cáncer de mama.

En cuanto a la puntuación de Gail se observó, como estaba previsto, que aquellas con Gail alto tenían un riesgo aumentado del 35% de desarrollar cáncer mama, comparadas con las mujeres con Gail bajo.

Pero, al mismo tiempo  se observó un mayor riesgo de desarrollar  cáncer de mama en mujeres con densidad ósea elevada. Ambas puntuaciones -Gail altoy densidad ósea elevada- no fueron siempre coincidentes en las mujeres que desarrollaron cáncer de mama, pero aquellas mujeres en que ambas coincidían, son las que tuvieron mayor riesgo de cáncer de mama.

Este trabajo, publicado en Cancer, utiliza el diagnóstico de la densidad ósea que se utiliza en el diagnóstico de la osteoporosis. Una densidad mineral ósea baja se relaciona con más riesgo de fractura ósea, riesgo que no presentan -el de fracturas- las mujeres con densidad ósea normal. En cuanto al cáncer de mama, es posible que durante la vida de la mujere está sujeta a influencias hormonales y otros factores que pueden conducir a una mayor densidad ósea y a mayor riesgo de este cáncer. Algunos estudios previos han señalado la asociación entre el aumento de densidad ósea y más riesgo de cáncer de mama.

Es por ello que los autores proponen que se añada el estudio de la densidad ósea a los factores predictivos de desarrollar cáncer de mama (Gail alto, mayor densidad de la mama, etc). Por supuesto que este estudio no desaconseja el diagnóstico de la osteoporosis ni su tratamiento, con la finalidad de disminuir el riesgo de fracturas. Tan solo proponen añadir este dato -densidad ósea- dentro del contexto predictivo de que mujeres tienen más riesgo o probabilidad de desarrollar cáncer de mama.



AVANCES EN EL DIAGNÓSTICO GENÉTICO DEL CÁNCER DE MAMA
1 de julio de 2008

En el periódico "La Vanguardia" del 30 de Junio de 2008 recogen una impactante publicación aparecida en el Sunday Times británico. En efecto, se anuncia el próximo nacimiento de un bebé libre de cáncer de mama hereditario. Una mujer dará pronto a luz al primer bebé del Rino Unido que nacerá con una garantía del cien or cien de que estará libre de cáncer de mama (CM).

Durante las tres últimas generaciones, todas las mujeres de la familia del esposo han padecido CM a tempranas edades (27-29 años). Además, el marido había dado positivo en un test para determinar si él era portador de la alteración BRCA1 (breast cancer o cáncer de mama 1). La positividad de esta alteración genética se acompaña entre el 50% y el 85%  de casos de cáncer de mama entre los o las portadoras y entre el 15% y el 40% de cáncer de ovario. Es por tanto, una terrible situación que obligará, una vez hecho el diagnóstico a agresivos tratamientos preventivos (muchas mujeres jóvenes con BRCA1 positivo se practican la mastectomía subcutánea -por debajo de la piel- con reconstrucción mamaria inmediata).

La presencia de tantas mujeres jóvenes afectadas por CM en la familia del marido y en él mismo, indicaba que los hijos de la pareja tendrían probablemente este riesgo.

Entonces la pareja decidió que se examinaran sus embriones. Produjeron 11, cinco de los cuales se mostraron libres del gen BRCA1 y dos de estos últimos se implantaron en el útero d ela mujer.

Entre el 5 y el 7% de todos los CM se acompañan de BRCA 1 o BRCA2 positivo, por lo que los médicos británicos que han atendido a la pareja, se podrían evitar miles de casos de CM mediante la aplicación de la técnica que se ha seguido en este caso, comnocida como diagnóstico pre-implantación.



LA PRIMERA PACIENTE CON CÁNCER DE MAMA INCLUÍDA EN UNA NUEVA MODALIDAD DE BRAQUITERAPIA
25 de junio de 2008

Xaft Inc. es una importante compañía dedicada al desarrollo de nuevas tecnologías para realizar radioterapia mediante braquiterapia no radioactiva sino electrónica. Para ello utiliza tubos miniaturizados de Rayos X. El tratamiento se concentra exclusivamente en la área deseada en la región con riesgo de reproducción de la enfermedad, sin la compleja infraestructura y recursos necesarios para practicar braquiterapia mediante isótopos radioactivos. Se puede utilizar en la mayoría de clínicas bajo la supervisión de un radioterapeuta. El sistema está ideado para proporcionar terapia no radioactiva sobre la localización del tumor, con una mínima exposición de los tejidos de alrededor.

Esta compañía ha anunciado (Medical News Today, de 25 de Junio de 2008) la puesta en marcha de un registro nacional (USA) para pacientes con cáncer de mama  que serán tratadas mediante Braquiterapia Electrónica. El estudio, al tratarse de una nueva investigación será supervisado por tres importantes asociaciones oncológicas: la American Brachytherapy Society, la American Society of Breast Cancer Surgeons y el American College of Radation Oncology.

La primera paciente ya ha sido tratada y registrada. El objetivo es incluir 400 pacientes con cáncer de mama precoz. Las pacientes procederán de varios hospitales. El primer objetivo del estudio es la medida y cuantificación de las toxicidades que se puedan presentar en piel y tejido subcutáneo, con un seguimiento de cinco años. También se someterá a las enfermas a un test de calidad de vida bajo esta nueva modalidad terapéutica.. Obviamente, se estudiará el procentaje de posibles reproducciones locales de la enfermedad y la supervivencia de las pacientes.

El tratamiento se aplica, tras la cirugía local enuna semana, en lugar de las 6 o 7 que precisa la radioterapia convencional. Al no haber el riesgo de radioactividad, las pacientes ya no tendrán que entrar en el bunker donde se practica la radioterapia convencional, ofreciendo a las mujeres un ambiente mucho más confortable, un tratamniento más accesible con uno de los familiares presentes durante el mismo en la habitación donde se aplique. La braquiterapia electrónica diisminuye mucho la ansiedad que de por si ya sufren las pacientes.

Es de destacar que tres asociaciones tan importantes hayan aceptado supervisar el tratamiento, lo que da medida de las esperanzas puestas en el nuevo método que utiliza radiación no-radioactiva ni isotópica. 

Para FEFOC, se trata, pues, de una gran innovación, que puede mejorar la calidad de vida de las pacientes, tanto por la menor duración del tratamiento como por la posibilidad de realizarlo fuera de los temidos bunkers actuales (imprescindibles para proteger de los efectos radioactivos de las máquinas actuales). Claro está que debe seguirse estrechamente el proceso de las 400 enfermas durante los cinco años previstos. Especialmente para asegurarse de que los resultados fundamentales (toxicidad, reproducciones y supervivencia) son como mínimo iguales a los conseguidos en la actualidad  mediante radioterapia y braquiterapia convencional.



GRAN AVANCE EN LA TÉCNICA DEL GANGLIO CENTINELA
25 de junio de 2008

El profesor Eugene Woltering, Jefe de la Sección de Cirugía Oncológica y Endocrina del LSU Health Sciences Center New Orleans ha creado un nuevo método que, en una sola etapa, identifica rápidamente el o los ganglios centinelas, en caso de cáncer de mama (Health News, Medical News Today, 25th June, 2008). El ganglio centinela es el primero en afectarse si las células tumorales se extienden del tumor por los linfáticos. Si el ganglio centinela está afectado, hay que proceder a la extirpación d elos ganglios de la axila, porque es probable que hayan sido invadidos, por el contrario, si el ganglio centinela no está afectado, se evita la cirugía axilar, porque, en este caso, los ganglios axilares no han sido invadidos.

Para biopsiar el ganglio centinela hay que identificarle. Para ello o bien se administra un a sustancia coloide radioactiva o un tinte vital azulado. Cualquiera de ellos se inyecta la tarde antes o por la mañana del día de la cirugía, con un mínimo de 2 a 4 horas de antelación.

En cambio, el método de Woltering es el siguiente: utiliza un compuesto radioactivo yodado  (azul de metileno marcado 125l) mezclado con el tinte azul no marcado. Lo inyecta en el tumor o en su alrededor. Tan solo en unos diez minutos una cantidad suficiente del tinte se ha acumulado en el/los ganglios centinela, que se hacen visibles a la simple vista del cirujano o mediante una sonda gamma para detección de radioactividad. Entonces, se practica la biopsia.

El método no solo reduce espectacularmente el tiempo entre inyección y biopsia sino que también es totalmente indoloro para la paciente. El propio Woltering piensa que esta puede ser la parte más importante de su invento ya que muchas pacientes decían que la aplicación anterior de sustancia radiactiva les recordaba los dolores del parto.

Sea como sea, la aportación fundamental de Woltering es la reducción espectacular del espacio de tiempo entre aplicación y biopsia.



ME DESPIDIERON POR TENER CÁNCER
17 de junio de 2008

Todos los periódicos de hoy, 17-VI-08 se hacen eco de un importante avance médico. En efecto, en el Hospital Clinic de Barcelona, el equipo dirigido por el doctor Fontdevila ha conseguido regenerar con injertos de grasa del propio cuerpo de mujeres intervenidas por cáncer de mama y que precisaban tratamiento reconstructivo de la mama afectada por la cirugía. De momento ya han aplicado el nuevo método con éxito a 20  mujeres. El método quirúrgico seguido es, según los doctores, igual que una liposucción. Mediante incisiones inferiores a tres milímetros obtienen tejido graso de debajo de la piel. La intervención dura unas dos horas, lo que disminuye el riesgo de complicaciones ante otras intervenciones semejantes muy prolongadas. El doctor Fontdevila señala que uno de los posibles elementos básicos de esta modalidad quirúrgica sean precisamente las células madre, muy abundantes en la grasa. Ello abre perspectivas insospechadas hacia modalidades de reconstrucción cada vez menos agresivas y más efectivas.

Todo ello es magnífico y supone un gran avance en pro de la calidad de vida de las pacientes.

Pero también nos ha interesado atender la historia de la paciente testimonio, una mujer dominicana, doña Silvia Rivas, de 52 años. Ella llegó hace casi 20 años a España, provinente de su Santo Domingo natal.  Empezó a trabajar en diversas ocupaciones. Finalmente, entró a trabajar en un geriátrico. Después, fué diagnosticada de cáncer de mama. Ello, lógicamente, la condicionó. Faltó algunos días al trabajo y, luego la intervinieron quirurgicamente. Cuando la directora del geriátrico se enteró de que estaba enferma de cáncer, la despidió, según expone a la prensa..

Así como suena. FEFOC recuerda que en su última encuesta con más de 400 mujeres intervenidas por cáncer de mama, el 48% relataron problemas laborales (despido, pérdida de la promoción que les correspondía, paso a un trabajo inferior, mobbing, etc).

Pese a que hay un gran empeño por partes interesadas de hacernos ver que el cáncer de mama tiene un panorama de rosas, no es totalmente cierto. Por el contrario, son multitud los problemas a los que se deben enfrentar las mujeres con este cáncer.

FEFOC desarrolla un importante e inédito programa informativo y de soporte para pacientes con cáncer de mama. Se trata del programa "María Aurelia Capmany", abierto a las mujeres que hayan tenido, tengan o con riesgo elevado de cáncer de mama. Consta de diez conferencias en las que se abordan todos los aspectos de esta enfermedad y se ofrecen soluciones y recursos.



UN FÁRMACO DE LA CASA ROCHE NO ES EFECTIVO EN MUJERES ANCIANAS CON CÁNCER DE MAMA
15 de junio de 2008

Xeloda (nombre comercial de capecitabine), comercializado por Roche, es un quimioterápico que se administra vía oral, lo cual es mucho más preferible por parte de las pacientes que los clásicos medicamentos vía endovenosa. Se pensó que Xeloda podía sustituir a las pautas endovenosas en mujeres en edades superiores a 65 años, con cáncer de mama en estadio inicial o localmente avanzado pero sin metástasis.

Para comprobarlo, el doctor Hymsan Muss y colaboradores, de la University of Vermont´s College of Medicine, USA, llevaron a cabo un estudio en 633 mujeres de más de 65 años y con cáncer de mama precoz o localmente avanzado, sin metástasis. después de la cirugía, (es decir, estaban en una fase local de la enfermedad pero con riesgo de desarrollar metástasis tras la cirugía). La mitad de mujeres recibió Xeloda oral, mientras que la otra mitad recibió la quimioterapia estándar con tres medicamentos (generalmente, ciclofosfamida-metotrexate y 5-Fluioruracilo).

Pues bien, las mujeres tratadas con Xeloda tuvieron hasta dos veces más la reproducción del cáncer alrededor de dos años y medio de la cirugía, comparadas con las tratadas mediante quimioterapia endovenosa entándar. Además, las mujeres con Xeloda tuvieron también dos veces más la probabilidad de morir de cáncer de mama. Las diferencias fueron pronto tan evidentes que los investigadores suspendieron el ensayo antes de finalizarlo, llegando a la conclusión de que Xeloda NO era tan buena como la quimioterapia tradicional para reducir el riesgo de reproducción del cáncer de mama.

Las diferencias fueron aún mayores en mujeres con tumores con receptores hormonales negativos. Los datos fueron presentados en la reunión anual de la ASCO (American Society of Clinical Oncology) y también comentados en la página web de la Breast cancer organization.

Estos últimos concluyen diciendo que si usted tiene un cáncer de mama que no se ha extendido, le puede parecer mejor tomar una quimioterapia oral que otra endovenosa estándar. Pero que la investigación aquí presentada tiende a demostrar que xeloda no disminuye el riesgo de reproducción de la enfermedad como la quimioterapia tradicionaol endovenosa.



CAFÉ Y TÉ NO AUMENTAN EL RIESGO DE CÁNCER DE MAMA
31 de mayo de 2008

Nada menos que 85.987 mujeres en edades entre 30 y 55 años en el momento de iniciar el estudio, han sido seguidas dentro del Nurses' Health Study durante 22 años, para conocer a fondo los problemas de salud de las mujeres. Y el estudio está proporcionando una inmensa información, en todos los aspectos. Del total de mujeres estudiadas, 5.272 desarrollaron cáncer de mama.

La doctora D. Ganmaa y colaboradores, dentro del estudio citado (publicado en el International Journal of Cancer, de Mayo de 2008), no han observado asociación entre consumo de café (fuera descafeinado o normal) y té y aumento de riesgo de padecer cáncer de mama. En el estudio se valoraron otros muchos factores que se asocian o han asociado a cáncer de mama: edad, tabaco, masa corporal, actividad física, consumo de  alcohol, historia familiar de cáncer de mama, estado menopaúsico, tratamientos hormonales y número de hijos.

En este artículo se centra la información sobre café y té. Beber 4 o más tazas de café o té por día no aumentó el riesgo de cáncer de mama.

Tampoco encontraron asociación con aumento de riesgo de este cáncer y otras bebidas con cafeína ni tampoco con el chocolate. Lógicamente, los autores señalan que café y té tienen otros riesgos para la salud cuando se ingieren enexceso. Por lo que, el hecho de que no aumenten el riesgo de cáncer de mama, no los exime de otros problemas conocidos.



LA QUIMIOTERAPIA DISMINUYE LA FERTILIDAD EN PACIENTES CON CÁNCER DE MAMA
31 de mayo de 2008

Mujeres premenopaúsicas con cáncer de mama (CM), que fueron tratadas con quimioterapia después de la cirugía tuvieron más probabilidades de tener una reserva ovárica disminuída (es decir, de la capacidad de producir óvulos) si se las comparaba con mujeres que no habían recibido este tratamiento.

El estudio ha sido dirigido por la doctora Ann Partridge, del Dana Farber Institute, de Boston, USA y será presentado en la reunión de la ASCO (American Society of Clinical Oncology), en Chicago, en la reunión de 30 de Mayo a 3 de Junio de 2008.

La doctora Partridge y colaboradores han estudiado la reserva ovárica de de mujeres premenopásuicas con CM, tratadas con quimioterapia postoperatoria. Cuando se hizo la vloración ya habían transcurrido entre uno y dos años del tratamiento. En ninguna de las 20 personas había repetido la enfermedad. Las pacientes fueron comparadas con 20 mujeres sin enfermedad. Se realizaron cinco tests a cada mujer, dos, tres o cuatro días después del ciclo menstrual para valorar la condición física de los ovarios, niveles hormonales y un componente del ciclo menstrual.

En cuatro de los cinco tests las mujeres con CM tenían peor reserva ovárica que las mujeres sin quimioterapia. En el quinto test no s eobservaron diferencias.

Los investigadores opinan que este trabajo debe ser de interés para aquellas mujeres con CM, premenopaúsicas que deseen tener hijos.

Realmente se trata de un tema, opina FEFOC, que tiene muchas repercusiones. La quimioterapia es esencial para la curación de muchas mujeres con CM, lo cual es un gran adelanto.Pero no se hace lo suficiente para contrarrestar los múltiples problemas que estos tratamientos acarrean. Por ejemplo, la legislación para la adopción de niños tras CM, es muy restrictiva. Las dificultades son enormes. FEFOC, miembro de la Federación "Montserrar Roig" para cáncer de mama, ha planteado este tema a las Autoridades y viene luchando, hasta ahora con poco éxito para dulcificar la legislación vigente para la adopción en mujeres con cáncer de mama.



LA VALORACIÓN PREOPERATORIA EN CÁNCER DE MAMA MEJORA DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO DEL LINFEDEMA
31 de mayo de 2008
Un estudio reciente llevado a cabo por el The National Institutes of Health en colaboración con la University of Michigan-Flint y el George Mason University, todos de USA (publicado en la revista Cancer, de Abril de 2008)muestra que la evaluación antes de la cirugía por cáncer de ama, realizada por rehabilitadores físicos, permite un diagnóstico precoz y un mejor tratamiento, en caso de presentarse linfedema (o hinchazón del brazo, que disminuye la función del brazo, da problemas desagradables y disminuye la calidad de vida). Si el linfedema no se diagnostica y trata precozmente, puede progresar a una situación en la que la paciente tiene riesgo de infecciones y complicaciones severas en su espalda y brazo. El doctor Stout y colaboradores estudiaron preoperatoriamente a 196 mujeres con cáncer de mama, incluyendo estudios en el brazo del lado que iba a ser intervenido, de la fuerza, grado de movimiento, volumen de la extremidad y nivel de actividad física. De esta manera pudieron seguir la evolución de dicha extremidad. Para ello, las mujeres fueron re-estudiadas un mes después de la cirugía y después a intervalos de tres meses, aunque no hubiera señales de hinchazón. En 43 enfermas de las 196, diagnosticaron linfedema precoz y las trataron de un modo conservador, previniendo su desarrollo a formas de linfedema más agresivo si diagnosticado tardiamente. Los autores quieren llamar la atención a las mujeres que vayan a ser intervenidas, para que pidan a sus médicos que sean evaluadas antes de la operación y después, a intervalos de tres meses. También a estimular a los profesionales de la salud que tratan mujeres con cáncer de mama, a tener en cuenta la importancia de la evaluación muy precoz del linfedema. Los rehabilitadores físicos deberían estar integrados en los equipos multidisciplinarios que tratan el cáncer de mama.